5 razones para visitar Gijón y Oviedo este otoño

Para exprimir al máximo cada uno de los días que dura tu visita en el ‘Paraíso’, te aconsejamos que no te pierdas la guía que hemos preparado.

Si tienes pensado moverte de un sitio a otro, ¿no has pensado que el alquiler de un coche en Gijón puede ser una buena opción? Te recomendamos el servicio de carsharing de guppy. Cuenta con una flota 100% eléctrica, lo que significa que sus coches son cero emisiones y cero ruidos, por lo que son perfectos para moverse de manera limpia y libre por las ciudades.

También encontrarás sus coches de alquiler en Oviedo. Para localizarlos fácilmente, solo tienes que abrir la app de guppy, disponible tanto en Android como en iOS.

La app es muy intuitiva y completa. En el mapa verás delimitado en color azul claro la zona guppy, donde podrás iniciar y finalizar el alquiler del vehículo de manera gratuita, así como los puntos guppy, puntos de estacionamiento exclusivos distribuidos de manera estratégica por toda la región.

Recuerda: puedes empezar el alquiler en Gijón y finalizarlo en Oviedo, y viceversa.

 

Qué hacer y qué ver en Gijón y Oviedo

 

Si no dispones de muchos días, pero quieres descubrir los rincones más especiales de estas dos ciudades, ¡toma nota!

 

Oviedo

1.- Arte prerrománico en Oviedo

Joyas arquitectónicas que se forjaron durante años y que permanecen en nuestros días como el palacio de Santa María del Naranco, que fue ideado en su origen como residencia real, palacio de caza y lugar de descanso de Ramiro I.

A escasa distancia encontrarás San Miguel del Lillo. De su trazado original se conserva muy poco: el cuerpo occidental y el primer tramo de las naves. Se ubica a los pies del Naranco, por lo que, si dispones de algo de tiempo, aprovecha para coronar el monte y disfrutar de unas vistas aéreas de Oviedo realimente impresionantes.

Otro ejemplo de la arquitectura prerrománica asturiana es la iglesia de San Julián de los Prados o Santullano, como popularmente se la conoce. Es el mayor templo prerrománico que se conserva en nuestro país.

 

2.- La catedral de Oviedo

La Cámara Santa de la Catedral de Oviedo fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988 y en ella se encuentran: la Cruz de la Victoria, la Cruz de los Ángeles, la caja de las Ágatas y el Arca Santa. Entre estas reliquias destaca, también, el Santo Sudario, conocido como el Pañolón de Oviedo. Se trata de uno de los sudarios más famosos del mundo, junto a la Sábana Santa de Turín.

 

3.- Las estatuas de Oviedo

 Elementos que marcan, sin duda, el casco antiguo de Oviedo. En cada esquina te encontrarás con una de estas estatuas. La Regenta, la lechera con la burra de la plaza Trascorrales y Mafalda son algunas de las más fotografiadas, pero hay unas 120 estatuas repartidas por Oviedo. ¿Serás capaz de dar con todas?

 

Gijón

4.- La Laboral y el Jardín Botánico de Gijón

Hablamos de uno de los edificios más llamativos por sus magnitudes. Al entrar en el enorme complejo parece que estás en una ciudad cerrada sobre sí misma con su plaza central, su iglesia – que cuenta con la planta elíptica más grande del mundo -, su torre con un amplio mirador de 116 metros de altura, su teatro y las dependencias residenciales y formativas.

Y muy cerquita de La Laboral se encuentra el primer Jardín Botánico del noroeste de la península. Se trata de un museo en vivo que ofrece a los visitantes interesantes visitas guiadas que merecen la pena realizar.

 

5.- Las playas de Gijón

Tiene dos grandes playas urbanas con mucho encanto: la playa de Poniente y la playa de San Lorenzo. Si decides darte un chapuzón en esta última, aprovecha para dar después un paseo por el muro, desde donde se puede divisar la playa en todo su esplendor. Al anochecer puede ser un buen momento.

 

6.- El barrio de Cimadevilla

Antiguo barrio de pescaderos que se sitúa en el casco viejo de la ciudad. En la parte más alta del mismo se alza el antiguo cerro militar, el cual fue construido para proteger la ciudad de los piratas. Desde aquí se obtienen las mejores vistas de Gijón, ¡te lo aseguramos!

Allí mismo se encuentra ‘El Elogio al Horizonte’, de Eduardo Chillida, una enorme cultura mágica de hormigón desde la cual se puede escuchar el mar.

 

¿Te has quedado con ganas de más? ¡No te pierdas el resto de los planes que tenemos para ti!

¡Compártelo en redes sociales!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin